• Estaba trabajando este domingo y un alud de toneladas de tierra lo sepultó vivo.
• Hacía trabajos para la sustitución de drenaje por ello estaba dentro de una zanja.

Odilón Larios Nava. – Un albañil de aproximadamente 28 años, originario de Veracruz, perdió la vida al ser sepultado vivo por un alud de toneladas de tierra. Mientras laboraba en una zanja de 8 metros de profundidad, en la calle Salamanta esquina con Brindisi, de la colonia Roma en la ciudad de Puebla, la tierra que no estaba apuntalada se derrumbó y enterró al trabajador.
Los vecinos entrevistados por este diario indicaron que desde hace varios meses la empresa de la cual ignoran su nombre estaba realizando trabajos en el lugar. Deducen que los trabajos estaban a punto de concluir pues solo les faltaba sustituir el drenaje en la esquina de las calles Salamanca y Brindisi.
El equipo de albañiles estaba trabajando este domingo por la mañana y la tragedia ocurrió alrededor de las once de la mañana, según indicaron los vecinos, la tierra se reblandeció, pues la zanja en donde laboraban los trabajadores no contaba con apuntalamiento.
Eso hizo que un alud de tierra cayera encima de ellos, varios pudieron escapar, pero toneladas de tierra sepultaron a uno de los trabajadores. De inmediato sus compañeros llamaron al encargado de la obra que estaba como a 500 metros en otro punto donde estaban también laborando.
Los mismos compañeros del hombre sepultado comenzaron a excavar para intentar salvarlo. Pudieron quitar mucha de la tierra hasta descubrir un brazo del hombre atrapado. Después la situación se hacía muy riesgosa pues podría caerse más tierra y sepultar a otros de ellos, como el hombre ya estaba muerto decidieron concluir en ese momento.
Posteriormente tocó realizar los trabajos de rescate a personal de Cruz Roja y Protección Civil Municipal el hacer las labores para extraer el cadáver, los auxilió una retroexcavadora de las conocidas como Mano de Chango, la cual colocó unas placas de acero a los costados de la zanja a manera de apuntalamiento.
Una vez que la zanja quedó asegurada de es manera los rescatistas extrajeron tierra con cubetas y luego de cinco horas de arduo trabajo lograron extraer el cadáver.
Uno de los empleados de la obra mencionó que el ahora occiso era originario de Veracruz y que, aunque desconocía su nombre, calculaba que debía tener cerca de 28 años. Así mismo indicó que el hombre no tenía familia en Puebla pero que otros de sus compañeros de trabajo ya habían dado aviso a su familia.
Agentes de la Décima Comandancia Especializados en la Investigación de Homicidios, llevaron a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciaron las acciones del caso. Se trató de un lamentable accidente de trabajo.