• Lo golpearon con rocas grandes y pesadas; su cadáver quedó dentro de una zanja en la colonia Bosques de los Ángeles.

Odilón Larios Nava. – Un albañil fue golpeado con piedras de gran tamaño y peso hasta que acabaron con su vida. Su cuerpo quedó dentro de una zanja en calles de la colonia Bosques de los Ángeles.
Las piedras con las cuales lo golpearon tienen un peso de entre 10 y 12 kilos, según indicaron vecinos de la colonia mencionada, quienes además agregaron no haber escuchado ruidos por la madrugada.
El brutal asesinato ocurrió la madrugada del domingo, se indicó que probablemente el ahora occiso había estado ingiriendo bebidas embriagantes. Derivado de esa situación, se conjetura que pudo haber tenido problemas con algunos otros hombres, quienes lo golpearon y por algunos indicios hallados en el lugar donde se encontró el cadáver, lo persiguieron hasta la esquina de las calles Morelia y Oaxaca.
En ese lugar fue golpeado y después se cree que cayó a la mencionada zanja, la cual tiene aproximadamente un metro de profundidad, ahí sus agresores lo remataron golpeándolo con piedras de gran tamaño que originalmente estaban a contra esquina.
Las piedras a las que se hace mención eran utilizaba un vendedor de jugos para amarrar las sogas con las cual sostenía la lona que cubre su pequeño puesto, según lo reconoció el propio juguero.
El vendedor de jugos, que es de la tercera edad, relató que llegó a dicha esquina para cumplir con su trabajo cerca de las 07:30 horas y se percató que no estaban sus piedras, creyó que alguien le “había hecho la maldad”, por lo que buscó en el terreno de enfrente para ver si ahí estaban. Notó que dentro de la zanja estaba una de las piedras, y entonces se dio cuenta que las piedras cubrían parcialmente un cuerpo, el resto estaba tapado con un bote de plástico.
El vendedor de jugos, un hombre de la tercera edad, avisó a los vecinos del lugar y éstos llamaron a los números de emergencias. Los paramédicos confirmaron que el varón no presentaba signos de vida.
Uniformados del municipio fueron los primeros respondientes y los encargados de acordonar el lugar en donde yacía el cadáver para realizar la preservación de los indicios. Posteriormente la policía ministerial efectuó las diligencias del levantamiento del cuerpo e iniciaron las investigaciones del caso dentro de la carpeta de investigación 6892/2018 de la Zona Centro.
Algunos de los curiosos dijeron a los agentes ministeriales dónde vivía el ahora occiso y así es como fueron a dar parte a los familiares. El finado fue identificado por su madre como Ricardo Saínos Antonio Álvarez, de 35 años, el cual tenía su domicilio en la misma colonia, a unas calles donde fue asesinado.
La familia mencionó que este hombre salió de su casa el sábado alrededor de las 19:30 horas, supuestamente iba a comprar una vela pues no tenían luz en su casa, pero ya no regresó. Agregaron que solía alcoholizarse tomando pulque en la pulquería que se encuentra bajando el puente que cruza la pista, muy cerca de ahí.