• Pobladores aseguran que los comisionados “lo echaron a patadas” porque sólo ellos quieren manejar los ingresos de los dineros que entran a la parroquia.

Odilón Larios Nava.- Los “comisionados” de la Iglesia del Santo Niño, de Huehuetlán El Grande, corrieron este jueves al tercer párroco en lo que va del año. Según reportaron vecinos de la comunidad, literalmente lo echaron a patadas.
Las personas que informaron de lo anterior, vecinos de Huehuetlán El Grande, aseguraron que el problema es por los dineros: “Los comisionados pretenden controlar todo el dinero que entra a la iglesia que es muchísimo”.
Aseguran que tan sólo en el mes de febrero, por el día de la Candelaria, esa iglesia recibe cerca de 4 millones de pesos por diferentes conceptos, además de las ofrendas y regalos en joyería y oro que los creyentes llevan a la imagen del Niño Dios, al cual consideran milagroso.
El párroco que el grupo de comisionados corrió de manera poco cortés, este miércoles, se llama Juan Francisco de la Rosa Martínez, quien apenas hace algunos meses había sido enviado por la diócesis poblana, debido a que los “comisionados” habían tenido el mismo problema con los dos clérigos anteriores.
En este caso los pobladores que dieron el reporte a este medio, indicaron que el problema es porque los comisionados – Gabriel Ramírez, Porfirio de Jesús y Juan Onofre – no quieren que los sacerdotes se enteren de cuánto dinero entra a la iglesia.
Aseguran que quienes agreden a los presbíteros no son los pobladores, sino sólo un grupo de no más de 20 personas encabezados por los comisionados.
Este jueves después de correr al párroco, aseguran que los agresores cerraron la iglesia y el sitio en donde vive el sacerdote. Sus antecesores, los padres Antonio y Salvador, corrieron una suerte similar, aseguraron los pobladores.
Las personas que informaron sobre estos hechos piden a las autoridades eclesiásticas que intervengan, lo mismo a las autoridades policiales por las agresiones de las personas a los representantes de la iglesia.