Por Jesús Lemus/Puebla

El dirigente estatal del PRI, Pablo Fernández del Campo, reconoció que hay “voces” que lo quieren fuera del partido, pero dejó en claro que no abandonará su cargo hasta tener indicaciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del instituto tricolor.
Sin decir nombres de quienes lo quieren ver fuera de la dirigencia estatal, el también diputado local del partido, afirmó que seguirá recorriendo Puebla para unificar a la militancia de cara al proceso federal 2015.
Señaló que mientras no haya un relevo en la dirigencia estatal del PRI, seguirá con su postura crítica ante temas que afecten a los poblanos, sin caer en la descalificación o confrontación.
“Los priístas sabemos que el Comité Ejecutivo Nacional es quien manda en Puebla. Pablo Fernández del Campo es quien estará atento a cuando haya el posible relevo; sin embargo, hay voces que sí quieren mi salida, pero aquí seguiré”.
Argumentó que en estos momentos, tiene enfocada sus baterías en las elecciones del próximo 6 de julio, en los municipios de Cuapiaxtla de Madero y Acajete, donde el año pasado no se pudo elegir a las nuevas autoridades”.
Es importante precisar que Pablo Fernández del Campo está cumpliendo el interinato de Juan Carlos Lastiri Quirós, quien acaba su periodo en el mes de octubre; por lo tanto, sería en esas fechas cuando se concrete el relevo del presidente estatal.
Otro dato importante, es que dentro de la lista de tiradores para la dirigencia estatal del PRI se encuentran priístas como: Antonieta Galina, Guillermo Deloya, Rocío García Olmedo, José Luis Márquez Martínez, entre otros.