El Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS), cuya sede es la BUAP, adquirió una de las supercomputadoras más poderosas, con el mayor procesamiento y ahorro de energía del país y de América Latina, afirmó el Rector Alfonso Esparza Ortiz durante la presentación de las características técnicas de dicho equipo, el cual llegará a la Institución a finales de la próxima semana y estará funcionando en enero de 2015.
“Este será el inicio de un gran proyecto, de gran alcance, ya que está dirigido a la formación de cuadros, reforzar los programas de posgrado, optimizar la investigación y contribuir en el desarrollo del país”, subrayó.
La mejor oferta para este equipo de supercómputo fue presentada por la compañía japonesa Fujitsu, seleccionada sobre otras marcas por su arquitectura y tecnología de punta, que permiten garantizar la escalabilidad, rentabilidad, eficiencia, soporte y expansión del sistema a un costo competitivo en el futuro. Esto garantiza la estabilidad y puesta en marcha de la supercomputadora de LNS, de acuerdo con el responsable técnico del proyecto, Humberto Salazar Ibargüen.
Masahiko Yamada, presidente mundial de la División Soluciones Técnicas en Computación del Grupo Fujitsu, habló sobre las características de dicha empresa, la cual se caracteriza por escuchar las necesidades de los investigadores para proporcionar el equipo adecuado. “Será un placer contribuir al éxito de la Universidad, porque su éxito será el nuestro”, dijo.
Por su parte, Alberto Carramiñana Alonso, director del INAOE, consideró que este equipo adquirido con las aportaciones del Conacyt y del consorcio que integran con la BUAP y la UDLAP, “representa una visión extraordinaria en infraestructura científica”.
Durante la exposición de las características técnicas del equipo, en la Biblioteca Central Universitaria, el Rector Alfonso Esparza Ortiz destacó que el LNS proveerá a los investigadores de una herramienta de soporte computacional de alto desempeño, para elevar la competitividad en la generación de conocimientos en diversas áreas, en cada una de las instituciones que conforman el consorcio: BUAP, Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).
El siguiente paso, indicó Salazar Ibargüen, “es competir por la consolidación del proyecto y buscar su autofinanciamiento, para que este equipo sea rentable y pueda renovarse dentro de cinco años, conservando así su posición de liderazgo”.
Un equipo de vanguardia
El equipo del LNS estará en la Máxima Casa de Estudios en Puebla a finales de la próxima semana y en funcionamiento en enero del 2015, con sede temporal en el Data Center del Sistema de Información Universitaria (SIU), en Ciudad Universitaria.
Este equipo hará uso de más de 5,000 núcleos, con procesadores de última generación Intel® Xeon® E5-2680v3. Contará también con las más recientes tecnologías en coprocesadores Xeon-Phi 7120P y GPUs Nvidia K40. Además de nodos especiales para cálculos complejos que requieren alta disposición de memoria RAM.
Esta configuración permitirá al LNS tener una capacidad de más de 200 Tflops (Teraflops) Linpack Rmax, con un 1 PiBibytes (PiB) de espacio en almacenamiento, y una memoria RAM de más de 30 TB (Terabytes), escalable. Con la tecnología más rápida de intercomunicación, Infiniband a 56 Gb/s en un arreglo que maximiza la disponibilidad.