Por Ana Ruiz/ Puebla

El presidente del Centro Empresarial de Puebla (Coparmex), Carlos Montiel Solana, reconoció que algunos empresarios agremiados enfrentarán dificultades para solventar el reparto de utilidades a sus trabajadores, correspondiente a la labor desempeñada en 2013.

Dijo que gran parte del problema surge de la aprobación de la reforma fiscal –que entró en vigor este año-; sin embargo, confió en la mayoría de los patrones hayan previsto este escenario y tomado medidas en su momento para cumplir con esta obligación y no ser sancionados por las autoridades.

De lo contrario, llamó a los mismos a que se acerquen con sus trabajadores para plantearles la situación que enfrentan y que puedan llegar a acuerdos para que concedan una prórroga o en su caso, se les entregue de manera parcial los próximos meses.

“Si bien la reforma fiscal ha ocasionado que los flujos de efectivo sean menores en las empresas, el exhorto a los empresarios es que se hable de frente con los colaboradores y se acuerden pagos parciales y que estos se difieran en dos o tres tantos”, propuso.

Montiel Solana apuntó que de los más de 600 empresarios que agrupa Coparmex, hasta el siete por ciento ha reportado severos problemas financieros que los están obligando a tomar “medidas drásticas” como disminuir las prestaciones que ofrecen a sus trabajadores.