Por: Carlos Alberto García Linares

TRAS ocho años luchando contra un cáncer de páncreas, murió ayer la cantante estadounidense Aretha Franklin, en su casa en Detroit (Míchigan, Estados Unidos) a los 76 años; considerada como la última de las grandes “Reinas del Soul”.

“En uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no podemos encontrar las palabras adecuadas para expresar el dolor en nuestros corazones”, señala el comunicado difundido por los familiares de la estrella de la canción, quienes agradecen todos los mensajes de “amor y apoyo” que han recibido y solicitan que se respete su privacidad en estos “momentos difíciles”.

Cabe señalar que Franklin, fue ganadora de 18 premios Grammy, le diagnosticaron un cáncer en 2010, pero no abandonó la música. Esta intérprete de soul, R&B y góspel actuó en directo por última vez para la fundación contra el sida del cantante británico Elton John, en noviembre de 2017.