• Pobladores de Santa Martha Hidalgo, los señalan de haber rociado gas lacrimógeno y haber hecho disparos en contra de civiles, sin importar que hubiera niños.
• Exigen destitución del policía agresor, del secretario de seguridad pública municipal y de su alcalde auxiliar.

Odilón Larios Nava.- Acusan a policías municipales de Santa Clara Ocoyucan de abuso de autoridad y de poder, directamente los señalan de haber agredido a golpes a tres jóvenes, además de rociarlos con gas lacrimógeno y de haber accionado un arma de fuego, todo ello en presencia de niños, en una de las calles de la junta auxiliar Santa Martha Hidalgo.
Uno de los hombres golpeados, recibió un cachazo en el rostro a manos de un policía. Al uniformado no le importó que el varón sostuviera en brazos a su pequeña hija de dos años. Eso causó la molestia de los pobladores, y uno de los policías, quien es comandante y jefe de grupo hizo al menos siete detonaciones, según indicaron los testigos.
En entrevista, los pobladores comentaron que lo que ocasionó este hecho violento fue la prepotencia con el que actúan los policías de ese municipio. Todo esto lo consideraron un exceso de uso de la fuerza y abuso de poder.
Según las entrevistas recabadas en la población, todo comenzó alrededor de las 21:00 horas del pasado miércoles, en la avenida Reforma sin número – se trata de la calle principal y los hechos ocurrieron a unos metros del puente de la autopista –.
Tras la agresión, los pobladores retuvieron en ese momento la patrulla 031, una camioneta Ford, pick up, lo hicieron para obligar a las autoridades municipales a presentarse y exigir la destitución del policía que disparó y del Secretario de Seguridad Pública.
Los manifestantes coincidieron en señalar que los policías se han excedido en sus funciones y han cometido muchos abusos a partir de que hace un par de meses Agustín Malo Martínez, fue nombrado secretario de seguridad. Dijeron que desde entonces los policías actúan con prepotencia y cometiendo abusos de poder, incluso relacionan a los uniformados municipales con el homicidio – derivado de un hecho culposo – de un joven conductor. Además de que os pobladores afirmaron que no es la primera vez que echan balazos a la menor provocación.
Desde las nueve de la noche del pasado miércoles estuvieron solicitando la presencia de las autoridades municipales, pero ni ellos, ni su presidente auxiliar Mauro Ocotl González, se presentaron, presumiblemente por miedo a los reclamos de la gente.
Como fueron ignorados por sus autoridades municipales, la gente decidió hacer presión para hacerse escuchar y hacer que sus autoridades acudieran a darles la cara, por eso retuvieron a dos agentes de tránsito de ese ayuntamiento.
Cuando dos patrulleros de tránsito a bordo de la patrulla T-001, pasaban por el lugar, los retuvieron y procedieron a cerrar el paso por los accesos principales a la comunidad. Esto con la intención de que acudieran las autoridades municipales, sin embargo pasaron las horas y no acudieron.
Nuevamente fueron monumentalmente ignorados por su alcalde municipal e incluso el auxiliar, ante esa situación los mismos pobladores liberaron a uno de los agentes de tránsito, para que fuera a avisar a sus superiores que la manifestación era pacífica y que la gente sólo exigía el dialogo y castigo para el elemento que disparó sin importar que hubiera niños en el sitio. El agente de tránsito que se quedó en el lugar, en entrevista afirmó no haber sido agredido por la población.
En cuanto al uniformado agresor, los pobladores lo identificaron plenamente porque encontraron su credencial, por ello saben que su nombre es Emeterio Cacalotl Cabrera.
Aunque las autoridades municipales fueron omisas al llamado, quien sí acudió fue el delegado de gobernación Humberto Baltazar, quien llegó minutos antes de las cinco de la tarde y ofreció que el estado mediara en el conflicto. La primera acción que logró el delegado fue la liberación del agente de tránsito, quien les indicó frente a los mismos pobladores que no fue golpeado ni maltratado.
Luego de momentos de duda y renuencia, los pobladores aceptaron reunirse en comisión en Casa Aguayo este viernes a las 10:00 horas, exigieron que esté presente el edil antorchista José Santo Tecuatl Mejía, así como el regidor de gobernación y el secretario de seguridad municipal.
Sus exigencias son las siguientes: destitución del Emeterio Cacalotl Cabrera, el policía que fue el que hizo los disparos, según señalamiento directo de los pobladores; la destitución del secretario Agustín Malo Martínez; destitución del edil auxiliar de Santa Martha Hidalgo, Mauro Ocotl González; y que no haya represalias contra quienes participaron en la manifestación.
La patrulla 031 quedó completamente bandalizada, los pobladores afirman que ellos estaban manifestándose en otro punto de la comunidad y cuando volvieron a pasar frente a la patrulla la hallaron en tales condiciones, por lo que desconocen quiénes le causaron los daños