Por Diego Armando Cuautle/@dcuautle

La candidata independiente a la gubernatura, Ana Teresa Aranda dio a conocer que sus representantes de casilla en la Sierra Norte no pudieron realizar sus actividades debido a que no fueron enviados por el Instituto Electoral del Estado (IEE) no envió los datos correspondiente.
Indicó de las 7 mil 262 casillas instaladas, sus observadores electorales únicamente están presentes en 6 mil 200, aunque de estos, alrededor de 800 no ingresaron a las casillas.
“Son por lo menos 620 personas, es una estrategia generalizada para boicotear la elección, con la ausencia de representantes generales el proceso quedó sin la presencia ciudadana que garantiza la transparencia en el proceso”, señaló
“En los distritos de Zacapoaxtla y Ajalpan, es donde más pudimos notar estas irregularidades, que no garantizan la trasparecía de este proceso electoral que está amañado y sucio”, indicó.
Al emitir su voto en San Bernandino Tlaxcalancingo, Teresa Aranda señaló haber notado un ambiente enrarecido, “que tiene un propósito y es que los ciudadanos se abstengan, por eso insisto que los ciudadanos dificultades y que dejen que los partidos y candidatos hagan su tarea, en el caso de impugnar lo que tengamos que tener que impugnar, pero que salga”.
Aranda Orozco afirmó que a sus representantes les decían que ya los habían registrado otros partidos políticos con sus credenciales. “Así que llegaron a las casillas 3.399 representantes nuestros. Hay que decir también que tenemos un problema extra porque de los nombramientos que acepta el Instituto Nacional Electoral (INE) pues no corrige las listas para enviárselas al IEE y por lo tanto funcionarios de casillas que no tienen los nombres de nuestros representantes, esto nos está arrojando que hay un promedio de un 15% de estos 3.399 que no están pudiendo entrar. Esto es una trampa tras otra sumado a que ha existido presión hacia nuestros representantes”.
Asimismo, también denunció que en las pruebas que se hicieron previo a los comicios los crayolápices eran imborrables, pero los que hoy están en las casillas se pueden borrar muy fácil. La tinta indeleble también se cae fácilmente y “por ello señalamos que el material que mostraron nuestros representantes no es el que se está usando en el proceso”.