• Recibió al menos cinco impactos de arma de fuego en el cuerpo, 3 de ellos en el rostro y cabeza.

Odilón Larios Nava.- Con cinco impactos de bala, tres de ellos en el rostro y cabeza fue ultimado el edil de Huehuetlán El Grande, quien se presume fue “venadeado” en el paraje Tonale, ubicado en el kilómetro 10 de la carretera Puebla-Huehuetlán, por sujetos que presuntamente pretendían asaltarlo.
Se trató de José Santamaría Zavala, quien en septiembre de 2015 ya había sido víctima de robo y el monto de lo robado en su domicilio ascendía a más de un millón de pesos. Cabe recordar que en meses pasados el edil enfrentó serios problemas con sus regidoras y un grupo de pobladores, quienes exigían su destitución y la de su esposa, además de señalarlo de desvío de recursos, temas que no serán obviados en las investigaciones de los agentes.
Esta vez los primeros reportes indicaron que el móvil del asesinato fue el robo, sin embargo por la violencia con la que lo mataron, las autoridades no descartan alguna otra línea de investigación, como alguna posible venganza de carácter personal o incluso pasional.
Al tratarse del crimen en contra de un servidor público, un numeroso equipo de agentes ministeriales llegó hasta el lugar donde estaba el cuerpo. Realizaron un barrido por la zona para tratar de encontrar otros indicios de los homicidas pero no encontraron nada extraño. Correspondió a los agentes de Tepexi el realizar el levantamiento del cadáver y encabezar los protocolos de necropsia.
LA MECÁNICA DE LOS HECHOS
Trascendió que minutos antes de la media noche del pasado lunes, el alcalde José Santamaría Zavala, conducía su camioneta marca Toyota, tipo RAV4, color gris, con placas de circulación UAL-93-70 del estado de Puebla.
Cabe señalar que iba acompañado de su secretaria y se dirigían a Huehuetlán, cuando al llegar a la curva ubicada a la altura del kilómetro 10, los sicarios colocaron piedras de tamaño considerable en la carretera y lo obligaron a detenerse.
En ese momento, hombres presumiblemente apostados a los lados de la carpeta asfáltica le dispararon quedando sin vida al instante y la unidad detenida.
Algunas cosas como una carpeta, siete casquillos calibre 9 milímetros y uno calibre 45 milímetros, fueron embalados en ese primer punto. Por los indicios encontrados en el lugar, se presume que los sicarios movieron la camioneta cerca de 60 metros hasta la orilla de la carretera.
De acuerdo por la postura del vehículo, se presume que los sujetos revolvieron todo al interior de la camioneta, presumiblemente buscando dinero en efectivo que llevaba el munícipe.
Al cuerpo lo despojaron de sus objetos de valor y dejaron tendido el cadáver a un lado de la camioneta, en el costado derecho de la unidad, boca abajo. No se sabe cómo, pero la secretaria logró salir ilesa y llegó hasta Huehuetlán El Grande, a una distancia de 14 kilómetros del lugar donde ocurrió el atentado.
La mujer relató ante las autoridades que fueron cuatro los hombres que los interceptaron y dispararon, sin embargo las autoridades ya investigan la razón por la que los maleantes no le hicieron daño.
Reportes extraoficiales señalaron que el cadáver del edil presentaba tres impactos de bala en la cara y cabeza, y al menos dos más en el pecho. Aunque fueron cinco los orificios visibles durante el levantamiento del cadáver, no se descartó que durante la necropsia pudieran encontrarse más.
El crimen fue reportado a los policías alrededor de las 00:20 horas y las diligencias del levantamiento del cadáver y recolección de indicios concluyeron alrededor de las 11:00 de la mañana de este martes.
Autoridades municipales de Huehuetlán, familiares del edil y vecinos de la comunidad se dieron cita en el lugar donde ocurrió el homicidio para que pudieran ser informados sobre el caso.
Por la mañana de este martes las instalaciones de la presidencia municipal permanecieron cerradas. En el exterior se observaba una veladora y un moño negro en señal de luto que embarga a esa comunidad.
LA VERSIÓN DE LA FISCALÍA
Por su parte las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) emitieron un comunicado, indicando su postura del caso.
La Fiscalía General del Estado continúa diligencias ante el hallazgo sin vida de José Santamaría Zavala, quien fungía como presidente municipal de Huehuetlán El Grande.
Se inició la Carpeta de Investigación 226/2016/Tepexi por el levantamiento del cuerpo localizado en la carretera Huehuetlán El Grande a la altura del kilómetro 10 en el paraje conocido como “Tonale”. La persona sin vida se ubicó a un costado de la camioneta, Toyota Rav4 con placas UAL9370, de su propiedad. Tanto la víctima como la unidad, presentaban impactos de arma corta calibre 9mm.
Con base en las primeras indagatorias que incluyen datos de prueba y el testimonio de una persona que acompañaba al edil, se establece que en el lugar de los hechos había piedras sobre la carretera para impedir el paso de la camioneta y que los probables responsables del sexo masculino que interceptaron la unidad, exigían el dinero de la nómina.
Según el testimonio de la persona que acompañaba al edil, el robo no se consumó en virtud de que no llevaban recurso alguno en la camioneta.
La Fiscalía General del Estado continuará con las líneas de investigación teniendo como primera el móvil de robo, sin descartar otras. Asimismo, brindará el apoyo y protección a las víctimas de los hechos.

EDIL AUXILIAR DE ACATEPEC ESTÁ DESAPARECIDO
Causa alarma entre las autoridades policiales y ministeriales el hallazgo de la camioneta del edil auxiliar de Acatepec, municipio de Caltepec. Fue encontrada en la carretera que conduce a Huejuapan de León. Mientras que el presidente auxiliar Carlos Ribera Tapia, hasta el cierre de esta edición se encontraba desaparecida.
El vehículo, una Jeep, Grand Cherokee, con placas de circulación MFU-19-98 del Estado de México, fue encontrada abandonada en el kilómetro 146 de la mencionada carretera, en el paraje denominado La Ermita.
Lo que más alarmó a las autoridades es que el vehículo presentaba los vidrios traseros rotos por impactos de bala. Esta unidad, según confirmaron a la policía las autoridades del municipio de Caltepec, pertenece a Carlos Ribera Tapia, edil auxiliar de Acatepec.
Hasta el cierre de esta edición se desconocía el paradero del alcalde auxiliar, por lo que no se descarta que pudiera haber caído en manos de la delincuencia.