Por Alberto Arcega Macuil / Puebla
 De acuerdo al Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), en temporada vacacional los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en niños y niñas de entre 4 y 12 años.
Por ello, la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM) en su delegación en Puebla, informó que un infante pierde la vida al ser atropellado a tan sólo 30 km/hr, una velocidad que puede considerarse mínima, pero que es letal para las proporciones y estado físico de un menor de edad.
“Las condiciones físicas y sensoriales de los niños los hacen más vulnerables, en el siguiente sentido: su ángulo de visión es reducido; no distinguen con facilidad el origen de los sonidos y su estatura los hace menos visibles a los conductores de automóviles”, se enfatizó.
Al presentarse la temporada vacacional, tan sólo en la entidad poblana un millón 500 mil alumnos de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) están de vacaciones; de ahí la importancia de garantizar su seguridad.
En este sentido, la AMTM emitió las siguientes recomendaciones para cuidar a los infantes: deben viajar siempre en el asiento trasero del automóvil, en diagonal al conductor (menos de 1.50 metros de estatura y pesan menos de 36 kilos); mantener las ventanillas cerradas, para evitar arrojen juguetes o elementos ajenos al tránsito; nunca permitir que asomen la cabeza o alguna parte del cuerpo por ventanillas, escotillas o “quemacocos”; accionar los seguros internos de las puertas (seguro de niños).
También, deben estar acompañados por un adulto y sujetados de la mano; siempre deben caminar del lado de la pared; enseñar que la vía pública no es un lugar seguro para jugar, ni correr; ningún menor de edad deberá circular en la vía pública, el uso de la bicicleta deberá estar reservado a parques, jardines o espacios públicos ex profesos; y por último, portar elementos de alta visibilidad, como chalecos de emergencia, casco y guantes.