Por Patricia Moreno Sánchez

La delincuencia organizada que se dedica al robo del combustible robado, está afectando a los abarroteros, reconoció Iñaki Landaburu, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Abarrotes y Mayoristas (ANAM), quien informó que lamentablemente Puebla y Guanajuato son los estados con mayor inseguridad por ser entidades de paso y de fácil salida.

Agregó que al cierre de julio pasado,  sólo en las carreteras de  Tehuacán  y Orizaba se han registrado al menos 286 robos de vehículos con mercancía que en ocasiones se recuperan con grandes bidones llenos de combustible robado.

Refirió que afortunadamente, se está trabajando en conjunto con las autoridades de seguridad de todos los niveles y de las entidades federativas para lograr combatir a la delincuencia organizada que delinquen en las carreteras federales.

Explicó, que gracias a esta coordinación, en los últimos quince días, solo se han registrado dos robos, y al mismo tiempo se han recuperado algunos vehículos.

“Lo que más nos roban, en la zona de Tehuacán y Orizaba, son camiones, camionetas, venden la mercancía y  luego aparecen las unidades con grandes bidones del tamaño del mundo, llenos de combustible robado, con huachicol”.

No obstante, aseguro que Puebla, es una ciudad segura para el desarrollo de este tipo de foros de negocios.