• El presidente de la Republica dijo que no lucha por instaurar una dictadura

 

Cumplimos un año del triunfo de nuestro movimiento. Fue la victoria de todo un pueblo, de nuestros antepasados, de quienes tenemos la dicha de continuar en este proceso de transformación y de vivir para contarlo; fue un triunfo para los niños mexicanos a quienes tenemos el deber de dejarles el legado de una nación feliz, dijo el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

 

Ante los integrantes de su gabinete, invitados especiales y sociedad en general,  dijo que ese triunfo es fruto del trabajo de muchos hombres y mujeres del campo y de la ciudad que encarnaron con perseverancia la voz por la justicia; una voz que creció en el tiempo hasta convertirse en voluntad colectiva y mayoritaria.

 

“Nuestro movimiento ha trascendido porque surge de ideales y principios, se rige por ellos y no limita su propósito a un simple cambio de gobierno, sino que tiene como objetivo superar para siempre el régimen corrupto y despiadado que prevalecía. Se trata de un desafío mayor, pero de algo verdaderamente fecundo, de construir una patria nueva, más justa, próspera, democrática, libre, pacífica, fraterna y soberana”, comentó.

 

Agregó que a 12 meses exactos de esa hazaña colectiva, estamos aquí para reafirmar nuestro compromiso de no fallarle al pueblo de México. Venimos a rendirles cuentas con absoluto apego a la verdad.

 

Destacó que con lo conseguido en siete meses bastaría para demostrar que el cambio de gobierno no ha sido más de lo mismo; que, por el contrario, está en marcha una profunda transformación de la vida pública de México.

 

Durante su discurso, dijo que en esta ocasión, para explicar cómo vamos, no voy a detenerme en la elaboración de ideas y conceptos, sino que iré al grano, a lo concreto: siempre he pensado que la política es, entre otras cosas, pensamiento y acción; pero ahora son tiempos de hechos, no de palabras, como decía el revolucionario mexicano que más admiro, el general Francisco J. Mújica.

 

El Mandatario salió acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müeller. Al no tratarse de un evento oficial, el Primer Mandatario no portó la banda presidencial. Señaló que “Aunque poco, la economía está creciendo. Y lo más importante: no hay recesión”, afirmó.