Dulce Gómez

El secretario general del Ayuntamiento de Puebla, Juan Carlos Morales Páez, aseguró que la restricción nocturna de venta de alcohol en tiendas de conveniencia permitió la reducción de la incidencia delictiva en la ciudad, aunque no abundó en cifras.

Al respecto, el funcionario municipal adelantó que en caso de que este programa continúe se analizará la modificación de horarios, empero, tampoco quiso dar más detalles al respecto.

Recordó que la prueba piloto de este plan se llevó a cabo de agosto a diciembre del año pasado –tras la ola de delitos que aquejaron a Puebla Capital-.

En tanto, el Gobierno Municipal –que encabeza Luis Banck Serrato- contrató a la empresa “Evaluare” para que junto con la Universidad de Chicago determinara si la prohibición de comercialización de bebidas embriagantes abonó a la disminución de la incidencia delictiva.

En este tenor, Morales Páez puntualizó que los resultados ya fueron entregados a la Comuna y ésta ya procedió a mostrarlos a la Canaco.

No obstante, profundizó que a la brevedad, entre miércoles y jueves de esta semana la cámara empresarial antes señalada entregará sus observaciones a la Comuna.

Asimismo, acotó que los medios de comunicación podrán enterarse de los resultados a finales de la semana en curso.

“El estudio dice que sí bajó la incidencia delictiva y se los vamos a presentar para que lo conozcan. Se está decidiendo si regresa este programa y en qué circunstancias estaría de vuelta, eso lo estamos trabajando todavía”, dijo.

La prueba piloto que se realizó entre agosto y diciembre del año pasado consistió en lo siguiente: de lunes a miércoles es de 8:00 a 2:00 horas del día siguiente; mientras que, de jueves a sábado de 8:00 a 3:00 horas, y los domingos, el día más afectado, es de 8:00 a 20:00 horas.