Al cumplirse dos meses de iniciar su administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador, expuso que en el período lo que más le ha dolido es la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo y que, lo más difícil hasta ahora es mover al gobierno, pues consideró que es como “un elefante reumático”.

 

Sin embargo, el mandatario consideró que sus planes van “muy bien” y destacó resultados en materia económica, la puesta en marcha de sus programas sociales, así como las acciones para combatir la corrupción e impunidad.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador presumió el incremento al salario mínimo que consideró el más alto en 30 años, subrayando que la medida se implementó manteniendo equilibrios macroeconómicos. A continuación, habló de la fortaleza del peso y su apreciamiento en el mercado de divisas y dijo que la Bolsa Mexicana de Valores tuvo una semana récord.

 

Desde Palacio Nacional, fue insistente en asegurar que la prohibición de la corrupción en su gobierno se estableció como norma y, añadió, que también ha quedado claro a los integrantes de su gobierno que no habrá lujos.

 

López Obrador, quien asumió la presidencia el 1 de diciembre pasado, dijo que están avanzando en echar a andar el gobierno y expuso:

 

“El gobierno es como un elefante reumático, cuesta mucho trabajo empujarlo, es un cuerpo de avance lento y además no estaba hecho para el servicio de la sociedad para beneficio del pueblo. Era un gobierno al servicio de traficantes de influencia, para los negocios particulares, negocios jugosos hechos al amparo del poder público”.

 

Según el presidente, había gente que nada más estaba pensando en licitación y permisos en el sector energético, negocios de proveeduría, y los moches.

 

Sin embargo, consideró que su administración va muy bien, que está avanzando.