• Se trata de un empleado de una empresa cuyas oficinas están en las Torres JV, afuera del mencionado edificio se dio el atraco.

Odilón Larios Nava.- Abriéndose paso a disparos, uno de dos asaltantes de cuentahabientes, despojó a un hombre de 500 mil pesos en efectivo, en el estacionamiento del edificio JV ubicado en la zona de Ciudad Judicial.
La víctimas del asalto a mano armada, refirió a las autoridades, ministeriales y policiales, que acudió a retirar 500 mil pesos de la sucursal de Banorte ubicada en la colonia El Vergel.
Dijo trabajar para la empresa Global Busisness, cuyas oficinas están ubicadas en las torres JV. Agregó que se desempeña como mensajero y que lo mandaron a retirar la cantidad de efectivo antes mencionado.
Así es que alrededor de las 11 de la mañana acudió a hacer el retiro de efectivo y que después abordó su vehículo para dirigirse al edificio JV, uno de los más altos en la ciudad de Puebla.
No se percató que lo iban siguiendo y por ello al llegar a su destino, descendió de la unidad y un sujeto bajó de un Volkswagen, tipo Bora, color dorado, se le acercó y lo amagó con arma de fuego. Como el agraviado, presuntamente puso resistencia, el agresor accionó en al menos dos ocasiones y las ojivas fueron a impactar en dos unidades que estaban estacionadas afuera del edificio JV, ubicado entre el Periférico y la Vía Atlixcáyotl.
Después de eso los sujetos escaparon a bordo del Bora antes mencionado. Como el agraviado dio parte a los números de emergencias, las autoridades de San Andrés Cholula, de Puebla y del Estado, así como la Policía Ministerial, montaron un operativo por la zona de Angelópolis y de esta manera a la altura del CIS (Centro Integral de Servicios), con sentido al Centro de Puebla, lograron ubicar un auto con las características descritas por los testigos.
La unidad con placas de Tlaxcala fue retenida pero luego de que el agraviado señalara que el conductor, y único ocupante de ese vehículo, no era ninguno de los que lo habían atracado, le permitieron retirarse.
De tal forma que el robo quedó consumado y los ladrones se hicieron con medio millón de pesos. El afectado y los representantes legales de la empresa fueron trasladados a la Agencia del Ministerio Público de San Andrés Cholula para que presentaran la denuncia penal correspondiente.
Como parte de las indagatorias ministeriales, las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) solicitaran los vídeos de las cámaras de seguridad instaladas en la zona.