Por Patricia Moreno Sánchez

El SNTE 51 desaprueba la posibilidad de que la federación defina establecer un estado de excepción en la zona del Triángulo Rojo para combatir el incremento de la inseguridad en la región por la presencia de la delincuencia organizada que se dedica al robo de combustible.
García Roque refirió que se debe haber dar certidumbre de seguridad en esta región del estado, con la vigilancia con elementos del Ejército Mexicano, sin embargo de debe garantizar el libre tránsito libre de todo ciudadano en todo el estado, incluyendo esta zona.
No obstante reconoció que el gobernador Antonio Gali está trabajando con operativos para combatir a la delincuencia organizada y con lo cual se ha generado resultado.
Comentó que esta situación de la presencia del crimen organizado y la llegada de elementos de la policía militar, mantiene en incertidumbre a la población en general, incluyendo a los propios maestros, que muchos habitan en la región, y otros viajan por horas por carretera para llegar a sus aulas.
El dirigente sindical dijo que será la Secretaría de Educación Pública quien determine si se mantiene la suspensión de clases en Palmarito Tochapan y para determinar si esta medida se extienda los demás municipios de la zona del Triángulo Rojo. Lo más importante dijo es garantizar la seguridad de los estudiantes y de los maestros, al igual que de toda la población.