En la búsqueda de nuevos tratamientos contra el cáncer, padecimiento que forma parte del grupo de enfermedades que provoca cerca de 8 millones de muertes al año y son la principal causa de fallecimiento a nivel mundial, el doctor Jesús Sandoval Ramírez, profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, realiza la síntesis y evaluación de nuevos agentes anticancerígenos selectivos.
Después de 10 años de estudio en el tema, el científico, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, junto con su equipo de trabajo, elaboró análogos de un compuesto denominado OSW-1 -el cual se extrae de la planta Ornithogalum saundersiae-, mismo que ha resultado hasta 100 veces más activo que otros compuestos empleados en quimioterapia, como el taxol. La extracción del OSW-1 se inició en el sureste asiático y de éste la estructura más importante es un núcleo esteroidal, acoplado a un carbohidrato del tipo disacárido.
Tras la experiencia en transformar diosgenina –materia prima en la producción sintética de hormonas esteroidales-, que a la vez es extraída principalmente del género Dioscorea (en México se encuentran las especies Dioscorea composita y D. mexicana), el doctor Sandoval Ramírez se dio a la tarea de transformar diosgenina en análogos del OSW-1.
Al lograr obtener un esteroide 22-oxocolestánico e introducir otros grupos funcionales, el integrante del Cuerpo Académico 149 de la BUAP obtuvo nuevos análogos del OSW-1, con excelentes rendimientos.
Sandoval Ramírez recordó que el gran genio de la Química Orgánica, Carl Djerassi, en 1959, y el renombrado profesor Weisheng Tian, en 2003, trataron de obtener una cadena 22-oxocolestánica de este tipo, sin obtener resultados satisfactorios. Años más tarde, el grupo de investigadores de la BUAP fue pionero en producir dichos análogos del OSW-1 y con ellos se emprendió su aplicación como agentes anticancerígenos. Sin embargo, para ello se requiere un financiamiento importante.
Por la trascendencia de su proyecto, éste forma parte de los 293 recientemente aprobados de la Convocatoria para Atender Problemas Nacionales, a cargo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), donde sólo uno de ellos fue asignado a la BUAP, el del doctor Sandoval Ramírez.

Un trabajo multidisciplinario
Este trabajo se realiza en colaboración con la doctora María Antonieta Fernández Herrera, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav-Unidad Mérida), quien desde sus estudios doctorales ha trabajado en la síntesis de compuestos 22-oxocolestánicos y nuevos análogos del OSW-1.
Antes de realizar las pruebas en modelos experimentales animales, Jesús Sandoval Ramírez, quien es especialista en el área de síntesis orgánica y productos naturales, explicó que se efectúan pruebas in vitro en el Laboratorio de Biología Molecular del Cáncer, de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, de la UNAM, en colaboración con el doctor Luis Sánchez Sánchez, experto en evaluaciones biológicas. Igualmente, se tiene vinculación con el doctor Zhendong Jin, de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, quien tiene gran experiencia en la síntesis y bioactividad del OSW-1.
Posteriormente, se llevan a cabo ensayos en ratones, a los cuales se inocula el cáncer a evaluar; es decir, se les introducen las células cancerígenas por vía subcutánea. Después de un tiempo determinado, se aplican los compuestos sintetizados y se monitorea el progreso o disminución del tumor. En estos momentos se evalúa cáncer cérvico uterino de las cepas HeLa, CaSki y ViBo, por ser un cáncer que afecta a miles de mujeres, pero en breve se evaluarán otras cepas cancerosas.
Los resultados se comparan con los de un grupo control. En dicho estudio se emplean concentraciones similares al taxol y al OSW-1, con lo que se demuestra la alta actividad de los compuestos obtenidos.
El doctor en Química por la Universidad de Paris XI (tesis desarrollada bajo la dirección del Premio Nobel de Química, Sir Derek H. R. Barton) informó que la investigación aún se encuentra en la fase experimental. A futuro, en colaboración con investigadores del IMSS, se harán evaluaciones con otros tipos de cáncer, principalmente de mama y pulmón.
Además, por la repercusión de los ensayos in vitro, esta investigación con el nombre “Método de preparación de análogos de la aglicona del agente anticancerígeno OSW-1”, ya tiene una solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el número MX2012006354.
De manera paralela, indicó el académico, en la BUAP se evalúan dichos compuestos en los procesos inflamatorios, porque muchos de ellos están ligados a cáncer. Para ello, se realiza la evaluación con marcadores bioquímicos en etapas iniciales del proceso inflamatorio, empleando técnicas de biología molecular que permitan determinar la ruta de señalización intracelular del proceso inflamatorio. Esta investigación se realiza en el laboratorio de la doctora María Isabel Martínez García, del Departamento de Farmacia de la Facultad de Ciencias Químicas.