+ Hay daños en 18 municipios del Estado y 46 edificios del Centro Histórico
+ La zona de Atlixco, de las más dañadas
+ El gobernador Tony Gali y el Alcalde Luis Banck coordinan actividades de atención y ayuda a afectados
+ Suspenden clases en todo el Estado
+ Habilitan albergue en Centro Expositor
+ Se mantienen cerrados accesos al Centro Histórico para revisión

Pánico, dolor y muerte dejó en Puebla el sismo de 7.1 en la escala Richter con epicentro en Axochiapan Morelos, aunque de manera inicial indicaron que la ubicación fue en Chiautla de Tapia al sur de la entidad, con un intensidad de 6.8. El evento registrado a las 13:14 horas la tarde de ayer a exactos 32 años de la tragedia del 19 de septiembre de 1985 en la ciudad de México, donde la escena pareció repetirse.

En datos preliminares, hasta el cierre de esta edición, el gobernador José Antonio Gali Fayad reportó la muerte de 39 personas, siete de ellas en la capital del Estado, tras colapsarse parte de estructuras de inmuebles vetustos del centro histórico, muchos de los cuales quedaron resentidos y un riesgo permanente de desprender parte de la construcción; 46 de ellos con graves daños.

En su informe el jefe del ejecutivo estatal reportó que los decesos se registraron en los municipios de Atlixco, donde el palacio Municipal colapsó y causó la muerte de la titular de obra pública, entre otras personas y daños en al menos 18 municipios .

Gali Fayad confirmó la perdida de vidas humanas en Chiautla de Tapia, (epicentro del sismo) así como Acatlán de Osorio, Piaxtla, Tehuacán y San Antonio Teotipilco.

EL gobernador que recorrió la tarde y noche de ayer las zonas mas devastadas de la mixteca poblana, ordenó a la secretaria de Educación Pública, Patricia Vázquez del Mercado, suspender a hasta nuevo aviso, las actividades escolares en todo el estado.

Despliegue de cuerpos de auxilio

Por medio del secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, el gobernador instruyó el despliegue inmediato de los cuerpos de auxilio y seguridad para apoyar a la población y protegerla ante los embates de la naturaleza.

El jefe de la 25 zona militar, Raúl Gamez Segovia, se trasladó de inmediato a la zona del epicentro en Chiautla de Tapia, donde se aplicó el Plan DNIII E y se realizaron operativos.

En el Centro Expositor y se Convenciones en la zona de los Fuertes de Loreto se instaló un albergue con más de 300 espacios para atender a la población en caso de una contingencia mayor.

Poco después del sismo, los diferentes comercios del centro históricos fueron cerrados a recomendación a las autoridades municipales para hacer revisión de los inmuebles y evitar robos.