ING. OSCAR LÓPEZ MORALES

Como un presagio de lo que serán los resultados electorales (con base en encuestas) Antonio Meade, se convierte en el tercer presidenciables en visitar Puebla. El candidato de la coalición PRI-Panal Verde Ecologista, “Todos por México”, viene a la entidad poblana después de las giras de Ricardo Anaya y de Andrés Manuel López Obrador.
Pero más vale tarde que nunca, porque no, no es casualidad el que los aspirante a la presidencia de la República vengan a Puebla apenas arrancando las campañas locales.
Electoralmente, Puebla es una plaza sumamente relevante para alcanzar la meta de arribar a Los Pinos. Quien logre ganar la gubernatura, la mayoría de las diputaciones federales y locales, y al menos la mitad de los 217 ayuntamiento, tendrá un alto porcentaje de votos y se posibilidad de colocarse la banda presidencial el 1 de diciembre de este año.
Eso hace sentido el que Ricardo Anaya, candidato del bloque PAN-PRD-Movimiento Ciudadano “Por México al Frente”, estuviera durante tres ocasiones en menos de una semana en Puebla. Tampoco es raro que Andrés Manuel López Obrador, haya realizado una gira intensa so pretexto de impulsar y respaldar al aspirante a Casa Puebla por Morena, Miguel Barbosa Huerta.
Hoy le toca a José Antonio Meade hacer lo suyo. Busca el apoyo que lo lleve a la presidencia y quiere posicionar al candidato a la gubernatura de Puebla por el Partido Revolucionario Institucional, Enrique Doger Guerrero, que aún sigue abajo en las preferencias electorales.
El ex secretario de Hacienda, se reunirá con representantes de medios de comunicación local, sostendrá un encuentro con el Consejo Coordinador Empresarial, acudirá a San Andrés Cholula y Atlixco. Meade tiene que convencer y tratar de fortalecer a los priistas que ya se sienten traicionados..

Lo que falta por ver en ésta campaña

La relación que hace un par de años era extraordinaria entre Miguel Barbosa y Rafael Moreno Valle, a grado tal de llevarlo en silla de ruedas a un evento público en Tehuacán, se volvió odio. Para los escépticos, esa diferencia no es real, como tampoco lo ha sido el distanciamiento entre el ex mandatario poblano y su cuñado, Fernando Manzanilla Prieto, que ya se encargó de confirmar que hay una ruptura real.
Fue López Obrador el encargado de abrir fuego contra el ex aspirante a la presidencia y acusar que pretende imponer a su esposa para mantener la monarquía. De inmediato hubo respuesta. El vocero de “Por Puebla al Frente”, Max Cortazar le respondió y acusó de ataques misóginos. Le recordó a Barbosa que durante más de 18 años no vivió en Puebla y ahora pretende resolver los problemas en la entidad poblana.
Insisto, todavía nos falta mucho por ver y escuchar. Cada quien tienen guardado un ataque.. vaya campañas.